business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Enero 2011 Archives

Somos legión

| No Comments | No TrackBacks

"Y le preguntó: ¿Cuál es tu nombre? Le contesta: Mi nombre es Legión, porque somos muchos." Marcos, 9:5


(Tiempo de lectura medio estimado: 2 min y 25 seg)

Si el mundo fuera un pelin más justo, no me daría vergüenza escribir esto, pero tengo que hacerlo antes de que me coma por dentro.

Hace un mes sentí un cierto orgullo mal disimulado por ver como muchos internautas se movilizaron por la ley Sinde. Con el lema por bandera de "Somos legión" se echaron abajo páginas webs de partidos políticos, más allá de la polémica ley (y su más polémica forma de ponerla en marcha), para mi fue un "eh, qué estamos vivos".

v-for-vendetta.jpg

Más adelante soltaré otro coñazo sobre si la ley Sinde es justa o no, o qué... pero de momento me quedo con que en España nos movilizamos si nos quieren quitar el ocio gratis. En Inglaterra porque les suben las tarifas universitarias, en Francia por que les han puesto dos años más a la edad de jubilación, en Grecia por los recortes de algunos puntos porcentuales de sueldo... de forma tibia, nos dejamos llevar por las masas enfervorecidas, quemamos unos coches, tiramos cuatro piedras, gritamos hasta quedarnos roncos, y en cuanto aparecen los antidisturbios y reparten algunos palos, cerramos el chiringuito y a casa a dormir. Después de que Wikileaks supusiera la promesa de un cambio radical en la sociedad, ¿quién sigue mirando sus cables? ¿quién sigue consumiendo información ávidamente dos o tres semanas más tarde?

Hace unos días, en Túnez saltó una chispa que ha encendido la revolución árabe. Los precios de los alimentos se han duplicado por pura especulación, y un tunecino decidió quemarse a lo bonzo para reivindicar que a parte de quitarles libertades, y las oportunidades de futuro, también les estaban quitando el pan. Y con el pan no se juega. La llama se extendió hacia Marruecos, Egipto, Libia, Yemen, Líbano... hay ya una decena de muertos (y más habrá si finalmente se contagian Irán y Siria), y nos quedan imágenes tan espectaculares como un joven arabe haciendo parar un camión antidisturbios egipcio a lo plaza de Tian'anmen.

No es una revuelta de un grupúsculo social, como ha pasado en Europa, que se acalle a base de palos y en tres días no quedan ganas de fiesta, se aprueba aquello contra lo que nos quejamos, nos encogemos de hombros y ya. Esta revuelta ya ha tumbado un gobierno, y a punto de tumbar otros dos, dictaduras sempiternas que no han resistido el embate.

De momento Europa calla, acobardada por ver qué grupos ocupan el vacío de poder de las dictaduras que posiblemente caigan. No nos engañemos, por mucho que nos pongan un poco más difícil ver una película online, porque nos salga más caro sacarnos una carrera, por jubilarnos un poco más tarde o por tener un poco menos de dinero en los bolsillos, seguiremos siendo el primer mundo, y viviendo relativamente bien (se podría vivir mejor, pero sería a costa de los 4500 millones de personas que quedan por debajo de nuestro nivel económico). Hoy he comido en un centro comercial, y a parte de casi no encontrar mesa en una docena de restaurantes, también estaba lleno hasta arriba de gente comprando.

¿Tendremos que llegar a los niveles de nuestros vecinos del sur del mediterráneo para que también prenda en nosotros la llama del inconformismo? ¿Este aparente estado del bienestar insuperable nos quita las ganas de luchar por miedo a arriesgar lo que todavía tenemos? ¿Sabremos en nuestro interior más profundo que es inmoral luchar por según que cosas viendo como está el patio de al lado? ¿Es eso excusa? ¿Nos pondremos todos las mismas máscaras para tirar todos del carro en el mismo sentido?

Un segundo

| No Comments | No TrackBacks

"Cumplamos la tarea de vivir de tal modo que cuando muramos, incluso el de la funeraria lo sienta." Mark Twain

No quiero ser sensacionalista, pero hoy he estado a punto de morir 2 veces.

Bueno, vale, sí. Es sensacionalista. Un poco al menos. Bueno, va, mucho.

El caso es que han hecho obras en mi edificio, y el portal ha estado 10 días cubierto de polvo. La persona que se acerca un par de veces a la semana a limpiar ha estado desde primera hora de la mañana limpiando a fondo, con tan mala suerte de que el desgraciao de turno (yo) ha tenido que ir a trabajar pisando parte de lo fregado.

escaleras.jpgEntre las prisas, bajar los escalones casi de puntillas para no cabrear a la mujer que me miraba acusadora con la fregona (de aspecto macizo y doloroso) en la mano y los escalones casi pulidos, he perdido estabilidad, mis pies han querido ir bruscamente por delante que el cuerpo y he bajado 8 o 9 deslizándome en un precario equilibrio (hasta que se ha acabado la escalera y he tenido rellano suficiente como para frenarme). Ahora me lo tomo a coña, quizás más por alivio nervioso que por ganas de bromear, pero he temido por un momento contraer la seria enfermedad de desnucarse. No es la primera vez que oigo que un conocido de tal o cual persona ha resbalado por las escaleras, cayendo de espaldas y matándose en el momento. No es que sea una causa común de mortandad, así que estoy siendo completamente amarillista, ¿pero no hubiera habido la posibilidad de que finalmente la parte inferior de mi cuerpo hubiera salido disparada hacia delante, como consecuencia la parte superior hubiera salido disparada hacia atrás, mi nuca hubiera encontrado el borde de algún escalón, y hubiera dado trabajo extra a la pobre mujer que acababa de limpiar con tanto esmero la escalera? Posibilidad hay, mínima, recóndita, pero la hay.

La otra ha sido al cruzar un semáforo en verde para peatones y en ámbar parpadeante para conductores (que si no ha cambiado desde que me saqué el carnet viene a dar prioridad absoluta al peatón, pero que si no hay ninguno, los vehículos pueden pasar aunque el muñecajo esté en verde). Debe ser que, o bien estoy equivocado, o bien que el conductor se ha despistado, porque me ha tocado salvar de un salto los dos metros que me separaban hasta la segura acera. A parte de estar cruzando por un semáforo en verde, el conductor giraba a la derecha (más razón para que yo tuviera prioridad), se le ha olvidado poner el intermitente (que es en lo que suelo fijarme cuando cruzo por ese semáforo) y ha girado en el último momento (por lo que, confiado de que la furgoneta no iba a darme problemas, he cruzado).

Después de pitarme (tarde), y vocearme, y pararse para insultarme. Me he tenido que parar yo también y girarme, que ciudadano tranquilo donde los haya iba a dejar correr el asunto como un despiste sin consecuencias... hasta que me ha mentado a ciertos familiares relacionándolos con profesiones poco lícitas (vamos, que me ha salido un "joputa tu"). Me ha dicho que no ha visto el semáforo de peatones, pero dado que el suyo no estaba en rojo, no veía razón para parar su furgoneta (en ese momento me ha venido a la cabeza el dicho de mi profesor de autoescuela cuando, hace años, me daba la última clase antes del examen: "bienaventurados los que creen en los pasos de cebra, porque serán los que antes vean a Dios")...

Veo absurdo intentar hacer entender la normativa compleja de los semáforos en ámbar parpadeante (que no sabía que era compleja, pero por lo visto trae debate) a un tipo con tan pocas luces como para insultar a alguien que no quería problemas y que le saca 20 centímetros y 30 kilos. Si no puede comprender el "tio, ha sido un despiste y nadie quiere profundizar en eso, ¿para que insultar y buscar el conflicto con un tipo más grande? Sigamos con nuestras vidas", ¿cómo explicar otras cosas donde influyen códigos más complejos que el del simple sentido común?... pero soy un caso perdido y he intentado explicarle que si el semáforo está en verde para mí, yo cruzo con toda la prioridad del mundo... que si intenta girar a la derecha para incorporarse a una nueva vía con peatones cruzando, yo tengo toda la prioridad del mundo incluso sin las amigables lineas del paso de cebra... mientras estábamos en eso, y el tipo me seguía voceando, ha llegado una horda de jubiladas para increparle porque lo habían visto todo, así que ha subido al vehículo y se ha esfumado (con lo que deduzco que un puñado de jubiladas dan más miedo que yo, y no se si alegrarme o llorar).

El caso es que, ya llegando a mi destino, he visto unas escaleras, y, como el perro de Paulov, he asociado escaleras con desnucarme, y eso con lo del incidente en el semáforo. Tampoco ha sido un peligro excesivamente alto, pero me he salvado de llevarme un buen golpe gracias a los reflejos de saltar hacia adelante al ver por el rabillo del ojo la inmensa masa blanca girando a toda velocidad, y por golpes más tontos ha fallecido gente.

Mi conclusión de hoy: Somos infinitamente frágiles. Uno va un segundo pensando en algo (en un informe que hay que entregar y con el que voy jodio de tiempo, en cambiar de horario de salida para no pisar siempre el suelo recién fregado, en las ganas de encender el kinect y probar tal o cual juego, en si es conveniente escribir o no un mensaje a tal persona...), y al segundo siguiente puedes dejar de pensar. Y todo lo que hemos hecho antes se evapora, y ya no queda un después para hacer cosas. Y las palabras que quedan por decir, se quedarán por decir. Y los abrazos por dar, se quedarán sin dar.

Hace tiempo que perdí el miedo a morir, porque sólo será un momento y ya nada importará después, pero lo que me surge es un miedo aterrador a no saber vivir.

De fracasos y exitos

| No Comments | No TrackBacks

"Pacta sunt servanda" Locución latina, principio básico del derecho civil

Una de mis frases favoritas, literalmente: "lo pactado obliga". Ya toca dejar de lado temas más formales y duros, y volver a temas un poco más de andar por casa.

Es casi casi como volver a la rutina después de unas "vacaciones" de 3 meses. He estado tenso, mucho, he perdido horas de sueño con los dos temas anteriores, cuidando cada palabra, cada expresión, el primero por ser especialmente duro y el segundo por ser especialmente polémico. En ambos tenía montañas de documentos, direcciones de internet, documentales, libros... con lo que supone revisar todo varias veces para unir ideas. No era mi terreno, no del todo.

Hoy he amanecido con la certeza de que el estado de animo de una persona a la que quiero mucho está tocado. Hasta me ha dado miedo preguntar (preguntar no da miedo, miedo nos da la respuesta). No es raro, diría que es casi imposible estar el 100% con un ánimo inquebrantable. Siempre he defendido desde este blog el derecho al pataleo, el derecho a la lágrima... somos humanos, nos equivocamos, otros se equivocan y nos afecta, o existen aspectos fuera de nuestro control que nos vapulean. Como he repetido infinidad de veces, sumergirte en agua no te ahoga, el problema es no salir a la superficie. Pues con esto lo mismo, no hay problema en caer de vez en cuando. En mi caso, por desgracia, suele ser cuando mejor me llevo con mis musas.

Personalmente estoy más bien acostumbrado a los fracasos. He suspendido más exámenes de los que he aprobado, pero casi tengo el título en la mano. He recibido más noes en el terreno amoroso que síes, pero los síes han compensado con mucho. Tengo más defectos que virtudes, pero intento aprovecharme de las últimas. Digo más tonterías que cosas serias, pero logro arrancar alguna sonrisa de vez en cuando sin perder demasiada credibilidad.

Tengo más miedos de los que me gustaría, y me acosan, y me peleo con ellos. Y cada victoria la disfruto como si fuera definitiva (aunque sepa que nada es definitivo), y cada derrota me la tomo como algo temporal, una forma de aprender como no se hacen las cosas (valiosa lección de Thomas Edison). Por mucho que se diga, el factor suerte existe, y está ahí, influyendo, y aunque juguemos con dados trucados, o con la estadística, a veces no tenemos claro que sale tras cada tirada (ejemplo práctico, tuve que repetir 50 veces la foto para que me saliera de la forma que más o menos quería).

101_0153.jpg

Habrá que tomarse los golpes con filosofía. Quizás la próxima tirada nos favorezca un poco más.

SOBREEXPLOTACIÓN DE LOS RECURSOS (Conclusiones)

| No Comments | No TrackBacks

"Hagamos las preguntas adecuadas, ¿algo de lo que has hecho ha cambiado tu vida?" Frase de la película American History X

Pues cierro esta serie de artículos unos días más tarde de lo esperado, justo al principio del año... a ver si para 2011 puedo encauzar de nuevo el blog con un estilo un poco más informal.

De nuevo he estado unos días con los amigos, con lo que supone a la hora de conseguir material sobre el que meditar. La suerte de este grupo es que hay 15 años de diferencia entre el más joven (con 24 años) y el más "adulto" (con 39), somos de estratos sociales muy diferentes (desde los que en su día tuvieron que recurrir a Caritas en algún momento puntual, hasta los que tienen sus espaldas bien cubiertas en asuntos de dinero), diferentes opiniones religiosas, políticas, e incluso deportivas, con diferentes niveles de estudios y profesiones.

Es un bálsamo para un tema que últimamente me obsesiona: estar subyugado a una especie de etnocentrismo que parcialice toda la realidad en mi entorno, que mis ideas, mi forma de pensar, no venga de un razonamiento o una vivencia, si no condicionados por los prejuicios que pueda tener. Por eso tener un abanico de opiniones tan amplias y dispares me alivia... he buscado y rebuscado tanto sobre el tema de la explotación sexual infantil encubierta y este, el de la sobrepoblación y la explotación exagerada de recursos, por la necesidad de saber, de conocer, de formarme una opinión propia.

He recibido una educación religiosa, pero con el paso de los años, me he ido despegando de ciertas creencias. Ya no creo en una vida después de la muerte, o al menos en una vida estrictamente consciente, así que toda la parafernalia del sentido de la vida (ser buenos y sufrir para llegar a un paraíso) que han marcado las religiones ha perdido puntos enteros en mi sistema de valores. Así que ahora, encuentro más sentido en saber, conocer... poder tener la base para hacer algo que aporte cierto sentido a la existencia.

He llegado a la conclusión de que el ser humano no es necesariamente malo, es simplemente imbécil. Por cada persona que promueve el bienestar colectivo y la justicia, hay nueve que no les importa hacer daño a otros con tal de conseguir lo que quieren, el bienestar individual... y por cada 10 de estos, hay 100.000 que nos quedamos callados, que ni somos excepcionalmente buenos, ni terriblemente malos, y que nos dejamos manipular porque es más cómodo. En "the cove" se ve claramente, los que se benefician del exterminio de delfines son unos cuantos, tan solo unos pocos intentan luchar contra esto, y una inmensa mayoría mira sin ver, oye sin escuchar y pasa por delante sin enterarse. Es más cómodo.

Es la única explicación que se me ocurre cuando me pregunto ¿Por qué no hacemos nada? Cada vez son más las voces que se elevan contra este sistema, que dicen que esta desigualdad entre Occidente y el resto del planeta está matando cualquier posibilidad de una evolución pacífica. El futuro que se presenta no es nada agradable, más guerras, más desastres naturales, más atentados terroristas, más pobreza... repito la pregunta que he ido escuchando a muchos expertos a lo largo de la fase de documentación, si lo sabemos, ¿por qué no hacemos nada? ¿como vamos a justificar nuestra inacción a generaciones futuras? No es por falta de ideas, o medios. Podrá ser más viable o menos, más caro o más barato, pero no es imposible.

Leyendo sobre el tema de los recursos, el sistema actual y su posible impacto sobre el cambio climático, inevitablemente han salido varias menciones a poderosos complots, tanto por un bando como por otro (por desgracia, hasta en la ciencia hay bandos). Nunca he creído en conspiraciones a gran escala, soy más proclive a definirlo como "inacción a gran escala", o "acomodo a la ceguera selectiva". Creo que es una excusa para tapar nuestros miedos, o nuestra pereza. Lo vi en los foros cuando me estuve informando sobre las agencias de modelaje infantil, hay mucha gente que busca excusas para sus comportamientos, no asumen su problema, su debilidad. Disfrutaban con lo aberrante sin cuestionarse. No se si serán suficientemente inteligentes para advertir que su vida se encuentra en el filo de un acantilado, un sólo golpe y caerán para revolcarse en su miseria. No soy quien para cuestionar los gustos de nadie más allá de la ley que aceptamos como sociedad, pero si estos pasan por aprovecharse de los débiles, ¿en que situación los deja? ¿Que tipo de persona puede llevar una vida decente, de verdad, estable, interior, y a la vez tener esos "gustos"?. Y como ellos, todos, aunque de forma un poco menos evidente. ¿Cuando malgastamos recursos somos conscientes de que ello supone agostar los campos de otros países? ¿Somos conscientes de que este sistema basado en el consumo es desigual y no ofrece las mismas oportunidades? ¿Tenemos el valor para estremecernos cuando lo pensamos? Cerramos los ojos. No somos necesariamente malos, simplemente cerramos los ojos. Agitamos el puño y maldecimos a otros, siempre a otros. Si nos damos cuenta, somos cobardes, si no nos damos cuenta, unicamente imbéciles.

Lo único que tiene seguro el ser humano cuando nace, es que al final se muere. Puedes nacer pobre y hacerte rico. Puedes nacer rico y acabar viviendo entre cartones. Puedes nacer en un país, y acabar tus días sintiéndote parte de otro. Se puede cambiar de religión, de partido político, de amor... todo es mutable en el ser humano. Menos que nos morimos, ¿por qué dejar que nuestras vidas las vivamos como quieren otros? ¿No es mejor darle un sentido más allá de nuestra cobardía o imbecilidad? ¿No merece la pena luchar por hacer de este un mundo mejor en lugar de simplemente "ir sobreviviendo"?

2011

| No Comments | No TrackBacks

"Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad." Proverbio Arabe

Parece que las vacaciones me están pudiendo. Llevo unos cuantos días sin publicar, y mi intención de acabar el tema de la sobreexplotación de recursos antes de acabar el año no ha sido posible (en breve). Tengo mis buenas razones (o excusas), he pasado más tiempo con la familia, con los amigos, he visto caras que tenía muchisimas ganas de volver a ver... para eso están estas fechas, ¿no?

Dejé de ser religioso hace un tiempo, y para mi Navidad bien podría llamarse solsticio de invierno, es curioso como otras muchas religiones y culturas ya tenían estos días como momento cumbre de sus respectivas creencias. Hace unos años leí sobre esto. El solsticio de invierno es el momento en el que las noches empiezan a ser cada vez más cortas, y los días más largos, así que en casi todas las culturas se ha tomado este momento como un acto simbólico de renacimiento. A nosotros, que vivimos rodeados de luces, y que la producción de electricidad nos permite, si queremos, vivir 24 horas inmersos en luz, nos puede parecer una tontería, pero de esto hace relativamente poco, me imagino las culturas de hace 2 o 3 mil años, viendo como el frío les mataba las cosechas, los días se acortaban, las noches se hacían eternas, cada día unos minutos más. ¡Es normal que celebrasen el momento en el que este proceso se revierte!

Intuyo que eran momentos de alegría para la gente que tenía que adaptar sus condiciones de vida al ciclo solar. Literalmente significaba que iban a tener más vida, más horas de luz para poder estar en el exterior. Las celebraciones basadas en la comida tambien tenían su explicación, en invierno, con los campos helados, cualquier intento de conseguir cereal era imposible. ¿Cómo alimentar a los animales con los cereales que hay que ahorrar para el invierno? Pues se sacrificaba a todos aquellos animales que no iban a poder ser atendidos y suponía uno de los pocos momentos a lo largo del año donde se podía tener carne fresca en abundancia.

Dicen que ya en el neolítico (entre el 7000 a.C. y el 4000 a.C.) estas fechas tenían esa simbología de renacimiento, de volver a empezar, de compartir, de comida en relativa abundancia... ahora no tiene demasiado sentido, al menos para nosotros (tenemos luz de sobra, comida en abundancia...), pero somos animales de costumbres, y nunca esta de más sacar un ratito para los nuestros... y para hacernos promesas de mejorar en algo.

Prometernos a nosotros mismos mejorar... con todo lo que ello conlleva. Habrá que ponerse manos a la obra.

About this Archive

This page is an archive of entries from Enero 2011 listed from newest to oldest.

Diciembre 2010 is the previous archive.

Febrero 2011 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en