business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Julio 2011 Archives

Hare hare

| No Comments | No TrackBacks

"La vida es como la música, debe componerse con el oído, el sentimiento y el instinto, no mediante reglas." Samuel Butler

(Tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 30 seg)

hare.jpgAyer me asaltó un grupo salvaje de harekrisnas... bueno, la verdad es que iban por Callao con un ritmo muy pegadizo y su habitual cántico. Una chica del grupo, con una sonrisa encantadora, se me acercó y me dijo que dejase de lado mis ataduras materiales a las riquezas y al sexo. Lastima que de esas cosas no gasto demasiado... pero cómo ella no tiene porqué saber cómo de triste es mi vida, negué con la cabeza mientras le devolvía la sonrisa.

Finalmente me encontré con la persona con la que había quedado, y mientras hablábamos de política, de películas, de fotografía... llegamos a Príncipe Pío, tomamos algo y finalmente compré unas cuantas cositas en un supermercado asiático para enfangarme en una cena en plan oriental que mis labios prometieron antes de que mi cerebro pudiese reaccionar. Cargado de algas, fideos, salsas y especias, me monté en el tren.... y me acordé terriblemente de la chica harekrisna que me invitaba a abandonar mis deseos más instintivos.

Frente a mí, sentada con una consola portatil, había una chica de piel clara, de pelo oscuro, de unos 20 años, vestida con una camiseta negra, una falda larga blanca y unas deportivas blancas. El novio (por supuesto, el universo no suele conspirar a mi favor) también iba con una consola portátil, sólo deduje que eran pareja porque ella hizo el intento de un par de carantoñas que se perdieron en la indiferencia que todo buen frikie cultiva mientras está absorto en el juego.

No se qué coño me ha pasado, me he cruzado con chicas mucho más provocativas y físicamente más exuberantes, pero sólo con ella sentí dentro algo brutal luchando por salir, cómo un lobo enjaulado que se lanza contra las frágiles paredes de su prisión. En el momento en que él la ha apartado distraído en el amago de un beso, me han dado ganas de hacer volar las algas, hacerle volar a él y quedar cómo el héroe que rescata a la chica.

Y de paso, desatar al lobo.

En lugar de eso tuve que morderme los labios y canturrear para mi mismo, medio coña medio castigo, el hare hare... que mierda de vida tengo a ratos.

NO

| No Comments | No TrackBacks

"El dinero a veces resulta demasiado caro." R. W. Emerson

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 5 seg)

He ido hoy a cancelar una cuenta en un importante banco. No es que tuviera la rehostia de dinero, pero 500 euros muertos de risa dan para mucho, ahí abandonados desde hace un año... y es que me ha rentado dos céntimos... para eso me lo guardo debajo de la almohada y no financio negocios oscuros. Además, en Agosto me temo que tampoco voy a tener vacaciones y NECESITO un par de fines de semana fuera de Madrid que costearé con ese dinero.

Desde que ayer tomé la decisión he estado acumulando fuerzas, abrí la cuenta por insistencia de una comercial, hermana de una amiga, que si no cedía a su chantaje emocional, la echaban (la acabaron echando igual por no llegar al mínimo)... así que ya intuía que no iba a ser fácil. Lo primero después del "buenos días" de rigor ha sido escupir, rápida e indolora, mi intención de cerrar la cuenta, quemar la cartilla y liberar a los demonios de la tarjeta de crédito.

- No tío, por favor. No hagas eso. ¿Por qué? ¿¿¡¡Por queeeé!!??

Bueno, a lo mejor exagero un poco el segundo por qué (todo lo demás ha sido literal)... pero me ha resultado un pelín incomodo que me pidiera por favor que no la cerrase, varias veces, preguntando e intentando convencerme, con la mejor cara del gato de Shrek, de que era un error y que mantuviese la cuenta abierta con 30 o 40 euros por lo menos.

Después de negarme, inmisericorde, varias veces, le he dicho que me parecía absurdo mantener una cuenta a la que no hago caso... a lo que me ha respondido, "pero hombre, eso es lo último, ¿es qué ya no te fías de los bancos?".











tn-memes-no-face-of-course-not.jpg

Líneas

| No Comments | No TrackBacks

"Mañana en la batalla piensa en mí, y caiga tu espada sin filo" Javier Marías

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 30 seg)
images.jpg
- Piensa en una chica que te guste, o que aprecies, o a la que quieras mucho. Visualízala... y ahora piensa que me la estoy tirando.

El primer puñetazo, desganado, cruza el aire donde segundos antes estaba el provocador. Se ríe. Me empuja. Me da igual. No es fácil picarme y estoy francamente cansado después de la sesión, sólo me apetece meterme en la ducha.

- Eres un mierda, por eso no puedes tenerla. Ni podrás. Nunca.

CLICK

Todo se vuelve en un difuso y confortable blanco y negro. Aquí no hay prejuicios, ni remordimientos, ni consideraciones. El sonido animado se ha disuelto en un zumbido suave y persistente. El cansancio desaparece. Algo brutal e intenso grita en mi interior. Esquivo un par de golpes de tanteo. Escucho mi voz, irreal, en distancia, advertir que es mejor que lo deje. Otro comentario de desprecio y gestos obscenos. Tambores de batalla.

Mi cuerpo reacciona como si sufriese una descarga. Mi segundo golpe va mejor dirigido, sobre el pómulo derecho, obligando a mi contrincante a echar el cuerpo hacia su izquierda, perdiendo levemente el equilibrio y bajando las defensas. Apuntalo los pies firmemente contra el suelo, los músculos de las piernas se tensan, el torso se endure anticipando el impacto, mientras mi brazo derecho se extiende bruscamente, sin rastro de la rabia que supuestamente debería sentir. Noto la dureza de la mascara a través del acolchamiento del guante, un dolor sordo me sube desde la muñeca hasta el hombro.

Me aparto de un salto sin saber que sucede a mi alrededor. Todo gira. Basculo para recolocar mi cuerpo a la espera de una respuesta que nunca llega. Desde el suelo mi contrincante me sonríe todavía aturdido. Se levanta antes de que me de tiempo a reaccionar, perro viejo en estos lances, y se apoya en mi hombro para susurrarme que siente haber cruzado una linea que no debería haber cruzado. Los colores empiezan a llenar las imágenes, el zumbido se va desgranando en voces y sonidos familiares, y en mi mente empieza a reptar una idea, la sensación de haber hecho algo malo. El cansancio vuelve a mordisquear mis extremidades. Me siento pesado e irreal. Lo único que me ata a la realidad es un dolor sordo en el brazo.

Herida de guerra

| No Comments | No TrackBacks

"Ahora: una palabra curiosa para expresar todo un mundo y toda una vida." Hemingway

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 30 seg)

Se lleva el vaso de cerveza hacia esos labios finos que, sin necesidad de maquillaje, brillan con un rojo que me ha atrapado desde el principio. Sus ojos azules, grandes y redondos (casi irreales) me miran por encima del borde de cristal. Sonrío. Aparta el vaso y me sonríe, consciente de que voy a preguntar por tercera vez si me deja hacer una fotografía de sus ojos para mi blog. Arruga la naricilla para decirme que no de nuevo. Suplico entre risas que sea mi musa por una noche. "No quiero que dentro de un par de días, cuando volvamos a ser desconocidos, sólo sea una fotografía que acompañe a uno de tus textos". Lleva el flequillo cogido con 2 pinzas pero un oscuro mechón rebelde se escapa, curvándose en la mejilla. Me quedo mirando mientras pienso en el contraste con su piel clara.

Una de sus manos, finas y de dedos largos, se acerca a mi cara, y con el indice recorre la cicatriz de mi frente. "Una herida de guerra". Niego con la cabeza. "No importa la verdad, sólo haz que suene interesante. Eres escritor". No lo soy, intento advertirla. Me da 5 minutos de ventaja. Se levanta. La sigo con la mirada. Lo sabe. Su vestido blanco, sencillo, largo, que acaba de estrenar, ondea, insinuando brevemente el cuerpo que hay debajo.

Ya no alcanzo a verla. Me siento solo por un momento. Una voz femenina, grave y profunda, sigue cantando en directo al ritmo de una guitarra. Por primera vez en toda la noche me paro a escucharla. Es una canción triste, intensa. A mi alrededor algunas caras emocionadas parecen absortas, ajenas a su entorno, cómo si la música les hubiera hipnotizado. Finalmente miro hacia la calle, una calle completamente desconocida a través del ventanal, a oscuras ya, por donde no cruza nadie.

Una mano se posa en mi hombro, me despierta de mi ensoñación. Noto sus labios sobre mi mejilla. Me giro y me encuentro con su sonrisa. "Tienes que contarme cómo te hiciste esa herida de guerra". De haber tardado unos segundos más quizás no hubiera podido salvarme de mi particular abismo. Por suerte tengo una buena historia que contar.

Se acabó

| 2 Comments | No TrackBacks

"El hombre que pretende obrar guiado sólo por la razón esta condenado a obrar muy raramente." Gustavo Le Bon

(tiempo de lectura medio: 50 seg)

100_0160 - copia.JPGTres de tres... vaya racha. Y es posible que, a este ritmo, me convierta en un emo de los chungos, pero con un poco de suerte, no me tendréis por aquí hasta dentro de unos días.

Pues eso, resumiendo, a tomar por culo. Llevaba unos días un poco bajo de animo... no se si por el calor, no se si por el estrés de estar trabajando 12 horas al día sin tiempo ni para comer, no se si por dejarme sentir cosas hacia una persona fuera de mi alcance, quizás un poco de todo, o un mucho de algo... pero la idea de llenar el deposito de gasolina y conducir hacia cualquier parte sin avisar a nadie empezaba a tomar una forma peligrosamente concreta. Cuando escribir empieza a no calmarme, cuando he borrado 5 veces la primera linea y la página sigue en blanco... empiezo a mirar con ojitos las llaves del coche en mi estantería.

Así que eso, a tomar por culo todo. Voy a encerrarme en mi fortaleza, voy a tirar la llave al pozo más profundo, y voy a llamar a mis queridos dragones. Ellos no fallan, o me comen o me desmiembran... cosas sencillas.

Miedo

| No Comments | No TrackBacks

"Leemos mal el mundo, y decimos luego que nos engaña." Tagore

(tiempo de lectura estimado: 1 min)

Dos días seguidos publicando... parece que me he empeñado en aburrir a la gente. Pero hoy realmente necesitaba venir aquí a gritar un rato contra el viento.

Hasta ayer disfrutaba de la serena tranquilidad de no tener miedo ni al dolor, ni al fracaso, ni a vivir una existencia sin la necesidad de un sentido específico, ni siquiera a la muerte, que es lo más definitivo de todo. Cuando uno pierde el miedo a morir, sea la razón por la que sea, todos los demás miedos se relativizan muchísimo. De hecho, en un momento de frikismo absoluto, me sentía como el caballero que sostiene el escudo frente a la llamarada del dragón, estoico y decidido, y que toma impulso para asestar un espadazo al primer reptil que acerque demasiado la cabeza. Sin que importe nada más.

Pero me di cuenta, de golpe, de una cosa. Vuelvo a tener miedo. No como hace tiempo, que era todo tormentoso y visceral... es más bien como una pequeña llamita, tenue, oscilante... y que sólo he podido ver cuando ha anochecido un poco. No recordaba lo que era esta sensación... de vez en cuando hablo de miedo en mis posts, pero no ha sido hasta ahora que lo he vuelto a paladear de verdad tras años de aletargamiento. Es... diferente, curioso.

Ahora me siento como el caballero que sostiene un escudo... y le tiembla el brazo. Y la espada le pesa más y más, hasta el punto de tener que dejarla caer. No hay dragones al otro lado del escudo, dragones peligrosos con los que me siento cómodo, si no un ser más pequeño y ligero, que mira con curiosidad esta repentina debilidad. Ojala al menos sienta curiosidad. Sería todo un puntazo.

En carrera

| No Comments | No TrackBacks

"Si la mañana no nos desvela nuevas alegrías y si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vale la pena vestirse y desnudarse?" Goethe

(Tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 40 seg)

He cambiado de ruta para correr. La nueva tiene un componente algo más urbano, con largas aceras sin arboles para ver si cojo un poco de color en mis blanquecinas y recién depiladas piernas (ahora no hay nada que disimule que bien podría ser un vampiro... pero de los guays, no de los que brillan con tonos dorados al sol).

Cómo me cuesta mucho ponerme las malditas deportivas y salir por la puerta, tengo que aferrarme a las sensaciones positivas de correr, algo que me motive a levantarme de mi comodisima cama.

La primera viene a los 500 metros en carrera. Poder notar los músculos funcionando, estirándose. Y al colocar la mano en el muslo (que puedo tocar en carrera sin matarme en el proceso) poder sentir como en cada zancada los tendones se estiran, y el musculo, duro y tenso, se va ajustando con cada embestida contra el suelo.

La segunda viene a eso de los 3000 metros, después de haber pasado por la acera más larga y sentir la piel ardiendo por el ejercicio y el sol. Cruzar en sprint el agua vaporizada de los aspersores del parque que queda en mitad del recorrido. Millones de minigotas en suspensión que colisionan contra el torso y las piernas.

La tercera llega casi al final, a los 6000 metros... cuando el cuerpo ya ha llegado al máximo (sí, ahora mismo me saturo en ese punto ¬¬, dadme tiempo). Y todavía quedan un par de kilómetros para llegar a casa. Sientes los latidos del corazón desbocados, pulsando en todo el cuerpo, incluso en la garganta. Hay una mezcla de desesperación, por todo lo que queda hasta la ducha, y de puro placer, al segregarse las endorfinas animando a un último esfuerzo.

Y quizás hoy pueda añadir un cuarto. Me he cruzado con una conocida, la amiga de una amiga de una compañera, que me presentaron en una ocasión hace tres años, y que se ha parado al verme y me ha dado un abrazo. No se si por la mezcla de endorfinas y subidon de autoestima porque me haya reconocido cuando solo nos vimos una vez hace mucho (no me tengo por alguien que deje huella)... no se si por el abrazo, el sudor y el mito erótico que ello supone... no se si por las feromonas... que al final me hecho los dos últimos kilómetros a velocidad de crucero.

Hoy la ducha de agua fría me ha sentado mejor que nunca...

100_0472.JPG


NOTA: En efecto... es una foto MUY cutre, pero me quedo sin ideas, y la otra opción era yo en la ducha... creedme que mejor así. Necesito a alguien que me haga de modelo para empezar a sacar cosas nuevas...

About this Archive

This page is an archive of entries from Julio 2011 listed from newest to oldest.

Junio 2011 is the previous archive.

Agosto 2011 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en