business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Octubre 2011 Archives

Fuerza de voluntad

| 2 Comments | No TrackBacks

"Aunque estés solo, no debes decir ni hacer nada malo. Aprende a avergonzarte más ante ti que ante los demás." Demócrito de Abdera

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 35 seg)

Existe un experimento realizado en la Universidad de Stanford en los años 70 en el que se quería estudiar el comportamiento humano ante los juegos de poder (que es algo que usamos inadvertidamente más a menudo de lo que pensamos), y para ello se transformó un sótano de la universidad en un centro de reclusión y se pidió varios voluntarios jóvenes para llevarlo a cabo.

Se analizó psicologicamente a los voluntarios para sólo admitir a aquellos estudiantes modélicos y equilibrados. Y se dividió el grupo en dos, los carceleros y los presos. El director del experimento actuó como el director de la prisión, y equipó a los guardias al completo, no tenían más norma que mantener el orden, fuese como fuese, y tratando a los otros voluntarios como si fuese presos de verdad. En apenas 5 días, los carceleros se habían convertido en unos bastardos sin escrúpulos capaces de torturar a sus compañeros, y los presos se habían convertido en una masa de personas anónimas, sin fuerza. Se tuvo que parar el experimento bruscamente al comprobar que se les había ido de las manos.

En los últimos 4 meses he perdido 11 kilos, me coloco a un par de ellos de mi peso ideal. Estaba tremendamente orgulloso de ello hasta que me he encontrado con un viejo conocido, ha perdido casi 60 en apenas un año (el tiempo que hace que no nos vemos), también cerca de quedarse en el peso ideal. Después de darnos un abrazo y comentar, yo con más respeto, los cambios en cada uno, me comentó que poco tiempo después de vernos por última vez se declaró a una chica de la que llevaba enganchado un tiempo... ella le rechazó e hizo un comentario sobre su peso. Tanta fue su humillación que decidió cambiar. Nada de milagros, sólo trabajo duro, fuerza de voluntad 24 horas al día, 7 días a la semana.

Todos podemos cambiar radicalmente, todo es entrenable. Si una persona normal se puede convertir en un torturador sin sentimientos en apenas 5 días, ¿que límites ponemos cómo excusa?. Sólo nos hace falta el aliciente adecuado, esa chispa que encienda el motor.

esfuerzo.png
Crédito de la imagen: desconocido

Apretar los dientes

| No Comments | No TrackBacks

"El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo." André Gide

(tiempo de lectura medio: 1 min y 30 segundos)

Cam000084.JPG

Aprietas los dientes. Tanteas con los dedos buscando un nuevo punto de apoyo. El frio atraviesa la lana del guante interior y la fibra del guante táctico exterior. Las manos, ateridas, apenas responden. La niebla se cristaliza sobre la ropa formando hielo y nieve. Todo el cuerpo pegado contra el suelo acumulando fuerzas para avanzar otros 20 centímetros. Inspiras profundamente. El frío se mete en los pulmones como si fueran cuchillas.

Has encontrado un nuevo recoveco donde meter la mano. Recolocas la bota derecha para darte impulso. Los hombros se tensan, un estallido de dolor recorre el brazo. Asientas el cuerpo de nuevo. Sólo un minuto. Sólo hasta que deje de doler. No es buena idea pararse, pero no puedes continuar. No encuentras las fuerzas. Apoyas la frente contra la roca, cediendo parte del preciado calor corporal, a los pocos segundos puedes notar una fina gota recorriendo la mejilla. Hora de incorporarse.

Tienes el cuerpo cubierto de sudor por el esfuerzo pero no puedes evitar tiritar violentamente en cada pausa. Es una pendiente algo abrupta, pero fácil por estar llena de rocas, incluso podría hacerse casi sin usar las manos como ayuda, un riachuelo en primavera que sin el hielo y el frio no llevaría más que unos minutos. Llevas casi una hora. No importa. Hay que hacerlo. Piensas en la recompensa. Café caliente, oscuro y fuerte, esperando en el termo.

No es ni medio día pero todo está en penumbra. La densa niebla apenas te deja ver más allá de la mano si extiendes el brazo. Sabes que hay más gente a tu alrededor, en el reducido mundo que ha encogido repentinamente, sólo por que escuchas gruñidos de esfuerzo, palabras de apoyo y alguna advertencia de los que van en cabeza.

Algo falla. Se oye un leve crujido. Una piedra se ha movido y has perdido agarre. La adrenalina te inunda, lanzas la mano que ha quedado suelta a la espera de poder alcanzar otro apoyo. No lo consigues. Resbalas. Te golpeas en pecho con fuerza, lo notas incluso a través de las capas de ropa. Es más fácil colocar el cuerpo cuando subes lentamente, pero nada que hacer cuando te deslizas. Finalmente consigues agarrarte a una rama. Sólo has caído unos centímetros. Un paso. Una eternidad.

Año tras año vuelves. Da igual si luego hay que estar en cama un día entero. Nadie puede arrebatarte la libertad que se siente al vivir en otro mundo donde el tiempo y el espacio no funcionan igual.

Hay que seguir. Ya queda poco para verte de nuevo al pie del camino helado.

Aprietas los dientes.

Lobo bueno, lobo malo.

| No Comments | No TrackBacks

"La simpatía, pasión animal, es también una pasión egoísta. Pero no deja de ser nuestra mejor oportunidad para evadirnos del egoísmo." Georges Duhamel

(tiempo estimado de lectura: 1 min y 15 seg)

21102011171.jpgUna nube de espuma se derrama por el borde del vaso. Empieza a costar el prestar atención a dos conversaciones. La cabeza parece más liviana... todas las alarmas saltan. Debes dejar de beber. Nunca me ha gustado emborracharme, cuando empiezo a coger el "puntillo" es el momento de parar, no quiero perder el control de mis acciones y luego echar la culpa a otros de mis decisiones erroneas. Para bien o para mal, hay que ser consecuente.

Surge una lucha de titanes entre la razón y los instintos embriagados. El yin y el yan. Luz y oscuridad. La novena copa la tomas más a sorbos, procurando controlar cada palabra que dices. Poniendo todo tu esfuerzo en escuchar a los demás. Alejando los fantasmas etílicos de tu mente. Te centras. Hasta eres capaz de leer un periódico dado la vuelta. Te calmas. Sueltas la copa.

Y en plena posesión de mis facultades, he elegido jugar la carta del lobo bueno. Todavía, a mis años, sigo pensando que alguna vez debe funcionar. Que el lobo que cuida de la manada se merece alguna recompensa. No es el momento. Afilas las garras para, cómo el buen samurai, no tener que usarlas. La lealtad a la manada queda por encima de todo. El cazador sanguinario al que le gusta mantener la mirada y sonreir antes de lanzarse sólo debe jugarse cuando uno está solo. Cuando la manada no corre peligro. Y lo hace, no porque sea su naturaleza, si no porque elige hacerlo, sabiendo que en una cacería se puede perder la presa y comerse la frustración, o se puede encontrar con un cazador de frente.

El consuelo que me queda es que podré ser lobo bueno, o lobo malo, pero voy siendo menos gilipollas... que no es poco.

La próxima me toca ser lobo malo. Lo siento.

Cita con un mono vestido con un tutú

| No Comments | No TrackBacks

"El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse." Winston Churchill

(tiempo de lectura medio: 1 min y 20 seg)

Habitualmente en mi cabeza hay una reunión "de negocios", una mesa enorme en la que están sentadas varias decenas de imitaciones de mi mismo pero con diferentes ropas; el formal con un traje, el gracioso vestido de payaso (mi humor muy inteligente no es), el místico de mirada grave vestido con amplios ropajes, el bohemio con una chaqueta raida y sonrisa de medio lado, el aventurero con una barba de 3 días y arañazos en toda porción de piel a la vista, uno indeterminado que sólo va vestido con una bata medio abierta, mis instintos más lobunos encerrados en una jaula... Todo muy estereotipado para que quede claro la función de cada uno. Y todos muy preparados para discutir hasta la decisión más nimia a lo largo del día. Y, por supuesto, todo muy egocéntrico, con un cuadro de mi mismo en la pared del fondo... que para algo es mi mente.

Por fin he tenido una cita normal después de 4 meses de meter la pata cada vez que me quedaba a solas con una chica. Todo se debe a uno que se anudaba una trozo de tela en la cabeza y gritaba bankai a la mínima oportunidad, y ha salido bien. Acabará en nada porque no tenemos nada en común, pero al menos no he dicho nada especialmente estúpido, ni he hecho bromas inadecuadas, ni he invocado por error a un demonio del noveno infierno (que hubiera hasta mejorado la situación en alguna de las últimas). Es curioso, el efecto psicológico, demoledor, de cruzar el umbral de la puerta de tu casa, y no sentir más que fracaso hasta llegar al lugar de encuentro. O de encontrarte por sorpresa a solas con alguien en especial y evaporarse la tranquilidad y que aparezca en la sala de reuniones mental un mono en tutú para hacerse cargo de la situación, apuntando con una ballesta a cualquiera de los otros yo en miniatura que se atreven a proponer algo coherente.

monotutu.jpg


Da igual lo positivo que te levantes ese día. Da igual las ganas que uno tenga. Que si se va predispuesto al fracaso, ya se ha fracaso mucho antes de hacer aquello que se tiene en mente.

15O, impresiones

| No Comments | No TrackBacks

"Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia." Theodore Roosevelt

(tiempo de lectura estimado: 1 min y 40 seg)

Siento bipolaridad. Por un lado estoy impresionado por la cantidad de gente que inundaba Madrid, muchisima gente, poquisima policia, y ningun incidente (al menos hasta que me volví a Leganés). Por otro, un cabreo intenso, que quema por debajo de la piel. Hay quienes no han entendido la gracia de usar la mascara de V de Vendetta como simbología de unidad. Mientras sigan asistiendo gente con banderas de la Segunda República, con banderas con la hoz y el martillo y cosas por el estilo, estarán vetando la asistencia de media España. En este país llevamos la ideología tatuada en el pecho, como los equipos de futbol, y no se puede pretender el querer aunar a todas las ideologías contra politicos ineptos si seguimos persistiendo en demostrar a cual pertenecemos nosotros.

207397_700b_v1.jpg

Eso en Israel lo han hecho bien. Los indignados de allí han evitado tocar los temas de desunión, y mantienen un nivel de apoyo público que aquí se ha perdido. Puede que haya puntos importantes que deberían tocarse y no se hacen, pero es que no son los salvadores del mundo mundial, sólo reivindican unas medidas lógicas, comunes, una parcela muy delimitada. Cuanto más se abarca, más posibilidades hay de perder apoyos o de conseguir "enemigos" (sobretodo en un país como España tan poco dado al sano debate, donde prima el imponer sobre el convencer y donde los odios y el resentimiento ignorante están a flor de piel). Y así al final todo queda en nada, se elimina cualquier posibilidad de cambiar a mejor el sistema, de evolucionar.

No tengo nada contra esta gente, personalmente la monarquía no me quita el sueño ya que no acabo de comprender los beneficios reales de que en su lugar hubiera una presidencia de la república. Tampoco los elige el pueblo directamente, sólo al partido que va a poner a quien le salga de las narices en el poder, y sus costes son similares a los de una casa real, sus funciones son aún más limitadas y sus obligaciones morales más exiguas. Eso no quita que comprenda y respete que cada uno tenga su opinión... igual que comprendo y respeto que haya católicos, protestantes, chiíes, suníes o pastafaristas, sólo que no es el lugar ni el momento. Y de la misma forma que me quejo de los que llevan las banderas republicanas, me quejaría se viese a alguien con un colador de pasta en la cabeza.

Pesadilla

| No Comments | No TrackBacks

"Todo peligro pierde mucho de su amenaza cuando se han descubierto sus causas." Konrad Lorenz

(tiempo de lectura medio: 1 min y 25 seg)

Siempre he tenido sueños especialmente vívidos, no necesariamente coherentes, pero sí con muchos detalles, muy reales, hasta el punto de mezclar ocasionalmente los recuerdos y los sueños sin un límite demasiado claro. Así que los sueños "de miedo" son particularmente entretenidos.

El de esta noche, no. Ha empezado bien, una mansión abandonada, un grupo de personas con las que charlaba animadamente, linternas, la chica guapa de rigor (mi subconsciente tiene paralelismos extraños con una productora de cine de serie b). Inadvertidamente, de forma gradual, la mansión se ha convertido en un manicomio, las paredes se han oscurecido, la luz se ha vuelto tenue y las sombras densas. Mis acompañantes se habían esfumado de forma ilógica. De golpe, toda la atención se centró en una niña que, susurrando con una voz grave, cascada y rota, me decía algo que no llegaba a entender.

Mi consciente ha aflorado: "¡Es un sueño! ¡Tranquilo!". He notado la almohada en la cara, la tela fresca y familiar, un destello de lucidez me impelía a girar la cabeza hacia el cargador del movil, abrir los ojos, y aferrarme al led brillante y real.

No he podido.

100_0525b.jpg

Los músculos, que habitualmente se tensan ante el miedo, han dado un paso más de lo habitual. Zumbaban. Un zumbido sordo, seco y frenético que ha nacido en el pecho y se ha ido extendiendo por todo el cuerpo. Cuando ha llegado a las piernas, se han subido los dos gemelos a la vez. Ni el dolor me ha hecho despertar. La niña seguía susurrando con su voz reverberando en un tono metálico, profundo. El zumbido seguía extendiéndose, haciendo vibrar cada fibra, conquistando dolorosamente cada nuevo territorio.

Y al igual que apareció, se ha ido. De golpe. El terror irracional, profundo, intangible, se ha desvanecido. Al depertarme por la mañana me sentía agotado y dolorido, cómo cuando caminas varias horas bajo la lluvia, recordándome que sigue ahí, sonriente, sabiendo que puede superar todas las barreras que se le ponga.

Uniendo puntos (Steve Jobs)

| 2 Comments | No TrackBacks

"Vuestro tiempo es limitado así que no lo gastéis viviendo la vida de otros". Steve Jobs

(tiempo de lectura medio estimado: 50 segs)

En casi todos los funerales a los que he ido he escuchado una frase con cierta sorna que solo se pueden permitir las señoras ya mayores y a las que les importa poco lo que opinen de ellas: "todos los muertos son buenos", nadie va a criticar a alguien recién fallecido. Todo el mundo habla bien del difunto, incluso aunque en vida fuera un bastardo consumado. Por consideración hacia la familia o por miedo a que pueda pasar cuando nos toque a nosotros.

Lo de hoy no tiene por qué ser diferente, no lo conocía personalmente como para opinar, pero tengo mi debilidad por este hombre. Hace unos años, casi al inicio de la carrera, pasé por un momento de esos chungos en los que te cuestionas todo. Estaba al borde de no superar el mínimo para permanecer en la carrera, estaba enamorado de una chica inalcanzable, viejos fantasmas me daban caza... y una compañera me envió este vídeo que me hizo replantearme muchas cosas.

No tengo mac, iphone, ipad... ni nada de eso, pero siento respeto por un tipo capaz de pensar tan cabalmente y erigir varias empresas exitosas, creando un verdadero imperio, sin que hubiera grandes voces criticándole (como sí las ha habido con otras megacompañías del sector). Incluso la competencia hoy se entristece un poquito. Ved el video que merece la pena, de verdad.


Estúpido

| No Comments | No TrackBacks

"Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes." Napoleón Bonaparte

(tiempo estimado medio de lectura: 1 min y 40 seg)

Cam000085.JPGEl jueves, en el metro camino de casa, me pasó algo extraño. Incluso habiendo estado desde el viernes a primera hora con los amigos, en constante compañía y actividad, una de mis fortalezas inexpugnables, no he podido evitar estos días algunos momentos de mirada ausente y estar dándole vueltas, ajeno a cuanto me rodeaba.

Estaba de pie, apoyado contra una de las paredes del vagón, aguantando el traqueteo, escuchando Shinedown (tengo 40 grupos diferentes, pero se me ha quedado grabada a fuego la canción Breakin Inside), cuando levanté la mirada y la crucé con la de una chica en la otra punta del vagón. Bastante guapa, muy seria, llevaba un sencillo vestido azul y el flequillo de pelo castaño oscuro cogido con una pinza. Generalmente echo un vistazo a todos los viajeros, pero en ese momento no pude. Sólo la miré unos segundos. Sólo a ella.

El cansancio de andar de un lado a otro por Madrid me podía, me sentía denso y pesado por el sueño y mi cuerpo me pedía a gritos darme una larga segunda ducha, afeitarme la barba de 5 o 6 días y echarme en algún lugar mullidito. Mis ojos se cerraron unos segundos. Al abrirlos ella estaba a mi lado, había pasado por asientos disponibles para ponerse a mi lado, y su presencia era evidente por el roce de su pelo contra mi brazo.

Aunque mis ojos miraban al infinito, por el rabillo del ojo pude ver cómo de vez en cuando se me quedaba mirando. Parecía nerviosa. Sin tener muy claro en que estación bajarse. Se adelantaba, miraba por el cristal de la puerta, y volvía a mi lado. Se colocaba el pelo una y otra vez. Miraba todos los carteles. Me miraba. Se alejaba un par de metros para volver a acercarse. Su mano rozaba la mía al agarrarse a la barra.

Por un lado, un lobo siempre hambriento empezó a sacudirse dentro de mi, luchando por romper la jaula y salir en tromba, hacerse cargo de la situación e iniciar una sutil caza. Por otro, me apetecía horriblemente abrazarla, ver por qué estaba nerviosa e intentar calmarla. Y por último, mi yo más negativo me susurraba: "No es para ti, no puede serlo. Disfruta de estos segundos. Deja de soñar. Habrá quedado con alguien y está deseando llegar. Deja de imaginar las palabras adecuadas para iniciar una conversación. Mírala, ¡que lejos te queda!".

Estúpido ser gris que a ratos me habita. Estúpido yo.

About this Archive

This page is an archive of entries from Octubre 2011 listed from newest to oldest.

Septiembre 2011 is the previous archive.

Noviembre 2011 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en