business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Septiembre 2011 Archives

Odio

| No Comments | No TrackBacks

"Hay instintos más profundos que la razón." Arthur Conan Doyle

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 10 seg)

Hoy toca historieta, no recuerdo exactamente donde la leí, o donde la escuché... sólo se que tiene algo que ver con Rusia (que memoria selectiva más inútil tengo).

Un tipo alcohólico y brutal desahogaba sus fracasos sobre su mujer y su hijo. La mujer, siempre que podía, se interponía entre su violento marido y su hijo. Año tras año, discusión tras discusión, cimentaron la determinación del muchacho para escaparse de casa en cuanto pudo. Encontró trabajo, y, aunque volvía a casa a menudo para ver a su madre, evitaba a su padre o, directamente, le ignoraba. Consiguió prosperar a base de esfuerzo, no dejaba que nada le distrajese, ni se casó, ni tuvo hijos.

Con el paso de los años, su madre se puso enferma, y acabó muriendo. A pesar del cariño que sentía por ella, en el funeral fue incapaz de soltar una lágrima. Se decía a si mismo que la vida era cruel, pero había que sobreponerse. Seguir luchando. La gente admiraba su entereza. A los pocos años también acabó falleciendo su padre, al que tanto odiaba. Acudió al entierro sólo para comprobar que de verdad había muerto. Y allí, ante la tumba, se vino abajo. Lloró desconsoladamente. Ya no tenía nada que le mantuviera en pie... ni siquiera el odio que le había espoleado hasta su posición.

Parece un cuento, de esos donde se exagera todo para que se vea la lección clara. La pena es que en la vida real pasa, puede que nos cueste verlo, pero hay gente que, si le quitas su opuesto al que odiar, se sumen en el desanimo y en el sinsentido de una vida sin objetivos. Lo he visto no muy lejos. Triste.

18072009017.jpg

Campo de batalla: Mercadona

| No Comments | No TrackBacks

"Cuando una batalla está perdida, sólo los que han huido pueden combatir en otra." Demóstenes

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 40 seg)


Mañana voy de nuevo a hacer senderismo y, lo que se está convirtiendo en una costumbre ritual, he bajado a Mercadona a comprar algunas cosillas. Algunos zumos, chocolate, frutos secos... cosas muy calóricas y energéticas. Parece una tontería, pero hace un par de años nos perdimos por culpa de una niebla densa que apenas permitía ver los dedos si extendías el brazo frente a ti, mucho menos ser capaces de seguir las marcas de la ruta. Y yo no soy como Bear Grylls que se come cualquier insecto que se cruce por su camino, así que llevo provisiones sólo por si acaso (vale, acepto que la sierra de Madrid no es la selva amazónica... pero todos los años la Guardia Civil tiene que andar buscando montañeros perdidos).

El caso es que estaba mirando la estantería de chocolates (mmmmmm), y a mi lado una chica se acuclilló para mirar las estanterías más bajas, con la mala suerte de perder el equilibrio y acabar sentada. En un acto reflejo se agarró a mis pantalones multibolsillo, que hace un par de meses con 10 kilos más me quedaban ajustados, pero ahora me sobran un poco de cintura y bajaron casi hasta las rodillas. No es que me de corte, jugando al fútbol me he cambiado de ropa en mitad de un polideportivo lleno de gente y los boxers que suelo llevar no dejan de tener la misma cantidad de tela que un bañador. Pero es que allí compra todo el barrio y no es plan, que luego todo se comenta... apenas fueron 4 o 5 segundos los que tardé en reaccionar, y creo que la única testigo fue la culpable y tenía tanta vergüenza encima que no era capaz de levantar los ojos del suelo.

Dispuesto a salir volando de allí, me puse en una caja para pagar, la señora que había delante se movía nerviosa, ya tenía puesta media compra en la cinta, pero la que estaba pagando tenía problemas con la tarjeta y se retrasaba. La caja de al lado abrió y pidió que pasara la gente en el mismo orden. La susodicha nerviosa señora recogió todo, me apartó de un codazo en las costillas y se peleó con otra por ver quien iba primero en la nueva fila. Todo por ahorrarse 2 minutos. Todavía dolorido, en el orgullo y en las costillas, abandoné rápidamente la tienda. No es plan de retar a la suerte para que siga siendo creativa.

perderse.jpg

Espero que por estos lares no haya señoras con prisa por pagar...

30 minutos

| No Comments | No TrackBacks

"La resignación es un suicidio cotidiano." Honoré de Balzac

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 15 seg)

Ayer quedé con una amiga en Madrid. Camino de un starbucks pasamos por Montera, una calle que para estar plagada de prostitutas está bastante transitada, constantemente vigilada por un par de patrullas y con una comisaría muy activa. No se ven las peleas constantes de otras zonas con la misma actividad, así que lo veo como una elegante forma de llevar la miseria con cierto disimulo.

Me llamaron al móvil y mientras hablaba, mi acompañante hizo el gesto de que iba a meterse en una tienda de ropa. Así que me quedé fuera para terminar la conversación. Cuando colgué, todavía solo, chequeé el email... y noté como un brazo se enlazaba con el mio. Mi amiga no es de muestras de cariño físicas, sonriente y sorprendido la miré para comentarlo. Y la que enlazaba su brazo con el mio era una chica morena, más joven que yo, bastante guapa, y con un vestido que evidenciaba sus intenciones. No es la primera vez que me pasa algo parecido en esa calle, así que sin borrar la sonrisa de la cara y con suavidad, me zafé de ella. Justo antes de separarse, acercó sus labios a mi oreja y me dijo "Venga, un completo, media horita por 30 euros".

Yo no es que sea un semental, pero media hora me parece ridículo... habría que ver que considera un completo. O lo que es peor, qué clase de clientes pueden quedarse satisfechos en media hora, y a los que tiene que aguantar. Aunque seguramente media hora pueda ser toda una eternidad si no estás con la persona adecuada. De todas formas, desde que leí "El año que trafiqué con mujeres" de Antonio Salas, cualquier posible remota tentación se desvanece y sólo soy capaz de sentir una inmensa lastima por la pobre chica que debe ir vendiendo su cuerpo. No puedo evitar pensar en su historia, y hasta sentir la necesidad de convertirme en héroe por un minuto. Demasiadas películas. El mundo gira a otro ritmo más cruel.


100_0523.JPG

De toros e indignados...

| No Comments | No TrackBacks

"El tonto tiene una gran ventaja sobre el hombre de espíritu: está siempre contento de sí mismo." Napoleón

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 40 seg)

Siempre he sentido cierto silencioso orgullo de ser español. Siento los colores incluso cuando España no gana un mundial de futbol. Gente que, desde una diminuta franja de tierra reconquistaron palmo a palmo su reino contra un enemigo superior en técnicas y armamento, y tuvieron animo suficiente para crear un imperio abarcando medio mundo, siendo cuna de grandes pintores y escritores. Es cierto que sentirse orgulloso de una guerra o una conquista raya lo psicópata (igual que el terrorismo, estamos hablando de muertos que dejan viudos, viudas y huerfanos), pero yo voy más por ese animo inquebrantable de superar las adversidades y ser emprendedores y decididos.

Una vez dejado claro esto para evitar suspicacias, que ya me se de que va el tema y luego leo emails "curiosos"... voy a decir que hoy he perdido esa animosidad por la patria. ¿Cómo es posible que un espectáculo sádico que se basa en perseguir a un toro y lancearlo hasta morir en una orgía de dolor y sangre pueda reunir a 40.000 espectadores? Y lo que es peor, ¿cómo es posible que un movimiento que en su inicio dejó clara su intención de lograr echar a los políticos corruptos (en total 151 imputados de todos los partidos) apenas logre juntar a 20.000 personas en uno de sus mejores días? Más allá del espectáculo en el que acabó convirtiéndose la protesta y de los grupúsculos que aprovecharon para ganar notoriedad, la inacción general venía de antes de que les pusieran en bandeja una excusa.

Da igual las ideologías, las opiniones politicas o las rivalidades regionales... dejando toda esa mierda que nos separa de lado, ¿donde coño ha quedado la lógica en este país? Ahora entiendo algo, la culpa de nuestra situación no es de los especuladores de fuera, ni de la derecha, ni de la izquierda, es nuestra, enterita, de todos. Los politicos no dejan de ser fiel reflejo de nuestra sociedad, puede que ampliados por el poder otorgado, pero con nuestras debilidades, nuestros defectos y nuestros vicios. Vamos, que tenemos lo que nos merecemos, y toca joderse y apretar los dientes porque parece que nos cuesta mucho ser críticos con aquello que apoyamos. Y que me haya costado tanto darme cuenta...

100_0504_a.jpg

La foto es de un toro (aunque no de lidia) y 3 vacas. Esta foto la hice en el campo, sin sangre ni nada, que es como me gusta disfrutar de este animal tan noble y fuerte. Llamadme raro.

Silencio

| No Comments | No TrackBacks

"El hombre se adentra en la multitud por ahogar el clamor de su propio silencio." Rabindranath Tagore

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 25 seg)

El domingo fuimos a hacer senderismo. En un momento de "tensión" que involucró mi cámara de fotos, vacas de cuernos afilados y zarzas rebeldes me hice polvo la pierna, una veintena de arañazos en todas las direcciones, algunos tan profundos como para que saliera algo de sangre. Al principio no dolió, y solo me di cuenta cuando, una hora después, nos paramos a tomar algo. Siempre llevo un minibotiquin (habito de cuando vamos a parajes poco practicables) y lo desinfecté en el momento. No ha vuelto a molestarme.

Pero esta mañana, corriendo, algo de sudor ha entrado en los arañazos y ha empezado a escocer. He parado un segundo para echar un poco de agua fresca y he cruzado la mirada con una chica que estaba sentada en el banco próximo a la fuente. Tenía los ojos enrojecidos y los hombros encorvados, como cuando estás sumamente cansado. Me sonaba la cara, aunque no sabía de qué. De todas formas me he acercado a preguntar si todo iba bien.

Ella sí me ha reconocido. De haberme visto por la biblioteca en época de exámenes y de cuando trabajaba en el polideportivo de cara al público, incluso comentaba que ya habíamos charlado antes en algún pasillo. Me ha dicho que no pasaba nada. Soy un maldito desconfiado, así que la he dicho que no me lo creía del todo, y que iba a darme una última vuelta para darla tiempo a pensar. Al volver al banco seguía allí, la he vuelto a preguntar, y entre lágrimas me ha abrazado. Ha tardado media hora en poder hablar para contarme.

237433_460s.jpg

Es una chica que parece bastante popular, siempre rodeada de gente, pero ha tenido que recurrir a casi un extraño para sincerarse. Parece ser que todos pasamos por esto. Es jodido cuando todo a tu alrededor se queda en silencio repentinamente, y uno tiene que escucharse a sí mismo, y descubrir que no siempre hay algo que escuchar. Y buscar un abrazo con que llenarlo, y no encontrar nada.

Miedos (de nuevo)

| No Comments | No TrackBacks

"Si hubiera una sola verdad, no se podrían hacer cien lienzos sobre el mismo tema." Pablo Ruiz Picasso

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 30 seg)

Un par de meses a base de ejercicio y buenos habitos alimentarios han conseguido acabar con el antiestético inicio de barriga cervecera. El caso es que el otro día bromeaba (alardeaba más bien) sobre eso y a un conocido se le iluminó la cara. Me comentó que tenía un problema en la casa del pueblo, que seguramente se trataba de un viejo cuadro de la instalación eléctrica anterior que le estaba dando problemas con la nueva pero que estaba en un sitio un poco inaccesible y el barrigón del único electricista de la zona era un serio impedimento para acceder. Y que él, al que le costaba instalar un enchufe, no se atrevía a revisar si el circuito anterior estaba inerte de verdad.

Gilipollas de mi acepté echarle un ojo. Aunque la ingeniería eléctrica parece un buen lugar donde aprender este tipo de cosas, lo cierto es que de instalaciones domesticas tengo poca idea... puedo dibujar el esquema eléctrico de una central de 400 MW pero no llevo muy allá los 5 kW de una casa.

El caso es que para acceder he tenido que arrastrarme un par de metros bajo un recién construido porche. Apenas me quedaba espacio para girar sobre mi mismo, así que ir a gatas ni de coña. Cuando ya estaba metido casi por completo, iluminando como podía con la linterna, he visto el horror. Un trío de avispas que han debido sentirse atraídas por la humedad. He contenido la respiración para grit... para pensar mejor. Cuando he visto lo peor. Estaban atrapadas en una tela de araña ENORME.

He tardado mucho menos en salir que en entrar, quizás porque había dejado las herramientas olvidadas y llevaba menos peso. Entre las risas de algunos vecinos que hacían bromas sobre los chicos de ciudad, he reunido valor, me he envuelto la boca con un pañuelo para evitar polvo y cosas peludas entrando por la boca y he regresado. Me parecía incluso más estrecho y agobiante.

100_0483 1590.jpg

Luego, en la tranquilidad de la sobremesa, me he dado cuenta de que cada uno tiene sus miedos y fobias. Nadie se libra. Ya no cien, si no miles de lienzos de puro miedo. A la electricidad, a las tormentas, a la oscuridad o a las, terribles y asquerosas, arañas...

Por cosas así odio a Spiderman y prefiero a Batman. Está claro.

About this Archive

This page is an archive of entries from Septiembre 2011 listed from newest to oldest.

Agosto 2011 is the previous archive.

Octubre 2011 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en