business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Junio 2012 Archives

Uno mismo

| 3 Comments | No TrackBacks

"El verdadero combate empieza cuando uno debe luchar contra una parte de sí mismo. Pero uno sólo se convierte en un hombre cuando supera estos combates." André Malraux

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 20 segs)

espada.jpgUn golpe, directo y bien dirigido, le lanzó hacia atrás envuelto en una nube de polvo gris. No se resistió, se dejó llevar, puso distancia entre ambos. Con el dorso de la mano palpó los labios para descubrir un hilillo de sangre manando calidamente. Se dolió en silencio.

Frente a él se erigía una replica de si mismo. Con una sonrisa enigmática, los ojos ensombrecidos y la mirada de demencia desatada. No era la primera, ni sería la última, vez que se encontraban. Tenía que luchar contra esa locura, la derrota no era una opción, debía vencer a cualquier precio, incluso si eso significaba sacrificarse así mismo. Aquella replica no tenía miedo, luchaba por imponer su orgullo... y no entendía de limites.

Saltó hacia él con el animo de sorprenderle... una patada bien calculada, a la altura del plexo solar, recibió su intento. El impacto le recorrió el torso, y paralizó sus pulmones un segundo. Flotó en el aire durante una eternidad antes de caer al suelo. Era difícil pillarle desprevenido, compartían pensamientos.

Desde el suelo le veía allí, impasible, sonriendo odiosamente, tranquilo sabedor de que el tiempo siempre jugaba a su favor. El ambiente demasiado seco, demasiado oscuro, le impelía a encogerse y dejarse hacer. Pero no quería. ¡No era así!. Plantó un puño en el suelo, para luego clavar una rodilla y auparse con un esfuerzo lleno de dolores musculares.

Tenía que ir con cuidado. Mantener el combate abierto. Bailarse. Estudiarse. Comprenderse. Respirarse. Cada estupidez le costaba más dolor. Más incomprensión. Estar más cerca de la derrota. Se repitió que no era algo que pudiera permitirse. Su contrario era metódico. Tenía sus trucos. Sus bestias. Cada fallo oscurecía más el ambiente. Allí, desde donde no llegaba la luz, un coro de gruñidos celebraban sus caídas. Querían cernirse sobre él. Deseaban rasgar su piel para beberle. Romper los huesos con sus afilados dientes. Hurgar más allá de lo físico. Necesitaban su derrota.

Una vez en pie se irguió y miró de nuevo a su oponente. Se reconoció como tantas otra veces. Lo sabía. No era un extraño. No podía culpar a otros. ¡No quería hacerlo!.

Era tan conocido, tan familiar. Casi como un viejo amigo. Sonrió. Estaba cansado, le dolía, pero al menos era una batalla que entendía. Era como un juego. Merecía la pena. Había perdido muchas veces, pero las victorias eran tan, tan, dulces...

Refugios

| 3 Comments | No TrackBacks

"Un hombre recorre el mundo buscando lo que necesita y llega al hogar y lo encuentra." George Edward Moore

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 10 segs)

Hace unos meses, practicando cierto deporte al aire libre por terrenos difíciles, un compañero de equipo me avisó por el walkie de que necesitaba una mano extra. Nos separaban un centenar de metros, no más 15 o 16 segundos... de no ser por un desnivel abrupto. Me encontraba al borde de un precipicio de arena de unos 3 pisos de altura. Cuando llegué, y vi lo que había, no tardé ni un segundo en decidirme, simplemente me recoloqué la equipación y me lancé. No era completamente vertical asi que fui deslizandome mientras aglomerados de arena se deshacian bajo mis pies y entre mis dedos. Llegue al fondo de una pieza y justo a tiempo para ayudar a mi compañero.

Un rato más tarde me di cuenta de que tenia todo el costado derecho del torso completamente arañado. Quemaba, pero no era nada serio, algunas gotas de sangre se habían extendido por la piel haciéndolo parecer peor de lo que realmente era. Nada que no mejorase con un poco de agua y una camiseta limpia.

He hablado de esto con mucha gente. De como la adrenalina te espolea. De como nos ponemos en situaciones límite por ocio, por trabajo o por altruismo (a menudo intentando compensar unas razones con otras para engañar a nuestros deseos). Y de que, independientemente de la razón de por qué lo hagamos, persistimos y nos mantenemos cuerdos sólo porque sabemos que en algún lugar nos espera nuestro refugio.

estanque.JPG

Una sonrisa, un animo inquebrantable de quien admiramos, un abrazo, un rinconcito en un parque, una canción, un recuerdo placentero... da igual, hay mil espacios. Simplemente es importante que no quede demasiado lejos, que no haga falta cuadrar agendas para guarecernos. Nuestro refugio siempre tiene que estar ahí, en todo momento, porque uno no sabe cuando va a recibir los golpes, cuando va a estar al límite... y hasta los animales más feroces necesitan poder cerrar los ojos sin miedo.

De una ardilla...

| 4 Comments | No TrackBacks

"Una dificultad deja de serlo tan pronto como sonrías ante ella y la afrontes." Robert Baden-Powell

(tiempo de lectura medio estimado: 40 segs)

El otro día, después de una semana intensa, acaricié la fina linea que me separa de la locura. Un momento de estrés de esos que sientes que todo te supera a pesar de esforzarte en no ceder ni un milímetro del control de tu propia vida. Antes de ponerme a dar voces al primero que pasase, o lo que es peor, a alguien que le hiciera mella, me escapé al Retiro a oxigenarme y dar otro enfoque a los problemas.

Iba rumiando mis ideas cuando una ardilla saltó en mitad del camino, se me quedó mirando y abrió sus brazos. Después de descartar la idea de que el universo hubiese enviado una ardilla para abrazarme, descubrí que más bien me veía con cara de dispensador de comida. Se me acercó paso a paso, tímidamente, hasta estar a unos 20 centímetros de mi pie. Volvió a extender los brazos hacia mi, esperando que le lloviesen migas de pan o frutos secos, en lugar de eso saqué el móvil para hacer una foto. La involuntaria y peluda modelo esperó pacientemente a que el torpe fotógrafo se preparase... justo hasta el momento en que iba a dar al botón. Hubiera necesitado 3 segundos más. Casi juraría que enseñó su mejor maliciosa sonrisa y salio corriendo a por unas palomas. Supongo que si no hay comida, no hay foto chula para el blog.

ardilla.JPG

A pesar de sentir que me había tomado el pelo, no pude evitar sonreír abiertamente.

No debería ser tan difícil.

About this Archive

This page is an archive of entries from Junio 2012 listed from newest to oldest.

Mayo 2012 is the previous archive.

Julio 2012 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en