business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Abril 2012 Archives

¡Más chocolate!

| 2 Comments | No TrackBacks

"Salvad la tierra, es el único planeta con chocolate" Dianne Castell

(tiempo de lectura medio estimado: 50 segs)

Ayer salí a correr. Por alguna extraña razón los días lluviosos ejercen una estúpida fascinación sobre mi, con lo bien que se está tirado en el sofá con una manta... pero me gusta sentir el agua golpeando mi cara, la ropa pegada el cuerpo, las piernas tensas cuando las deportivas se hunden un poco en el barro y mientras el agua salpica hasta la rodilla. Es más peligroso, y tengo que estar más atento, correr deja de ser algo mecánico y se transforma en algo que requiere todos los sentidos. No corro para estar en forma, lo hago buscando sensaciones, y esta es una de mis favoritas.

Siempre he dicho que soy como una estufita. Tengo una tienda de campaña para una persona (o para dos que quieran darse cariño), es de esas que lanzas al aire y al tocar el suelo ya está desplegada y lista para usar. Cuando he acampado con ella en invierno el principio es muy frío, pero al ser tan pequeña y yo generar bastante calorcito, a primera hora de la mañana es hasta agradable dormir sólo en ropa interior. La temperatura no suele ser algo que me quite el sueño.

Ni con esas. Ayer sentí frío. Mucho. Apenas llevaba una camiseta de manga corta. Nada más salir, los músculos del pecho y de los hombros se contrajeron violentamente, temblando sin control. Y no entraron en calor hasta casi la mitad del recorrido. En mi cabeza sólo resonaba "chocolate, al llegar a casa tienes que hacer algo con chocolate". Azúcar. Energía. Chocolate.

chocolate_trane.JPG

Fuego

| 1 Comment | No TrackBacks

"No puedes esconder el humo si encendiste fuego." Proverbio africano

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 25 segs)


Anoche tuve otro de esos sueños recurrentes que de vez en cuando se repiten. Se lo he contado a un par de personas y me dicen que más bien parece una pesadilla, pero, salvo un cansancio físico al despertar, la verdad es que extrañamente me reconforta.

El sueño siempre empieza igual... el único sentido que funciona es el olfato, en mitad de una silenciosa oscuridad me llega el aroma de una hoguera. Poco a poco empiezo a ver. Altos arboles me rodean, el verde vivo de las hojas brilla con la luz del sol, y los tonos más oscuros de miles de plantas alfombrando el suelo.

arboles.JPG

Aspiro profundamente para llenar los pulmones. Entonces el olor se hace más intenso... no es una simple hoguera. Veo que varios arbustos arden. Me bloqueo sin saber que hacer. Finalmente me quito la chaqueta para intentar apagarlos. El cielo se oscurece por el humo y veo altas columnas de fuego rodeándome, trepando por los troncos hasta las ramas más altas. Noto mi piel aumentando de temperatura. El aire es más denso. Soy consciente de los gruñidos de pequeños animales huyendo. Siento varias lágrimas evaporarse en mi mejilla. Distingo cada hoja secándose en las ramas antes de convertirse en ceniza.

Algo se rompe dentro de mi con un aullido. Mi instinto más primario toma el control. Doy la vuelta y empiezo a correr. Me reconforta. Es algo que sí está bajo mi control. Un esfuerzo familiar. El corazón bombea con fuerza. Los músculos responden. Las finas suelas de goma de las deportivas me permiten saber qué queda bajo mis pies. Cada inclinación del terreno. Cada curvatura de los troncos caídos sobre los que paso. Doy zancadas. Salto. Esquivo ramas bajas. Casi lo disfruto. Casi olvido que estoy huyendo hasta que me encuentro una pared de fuego delante mía. No puedo frenar. Tomo impulso y salto hacia un lateral. Ruedo en el suelo. Me clavo algunas ramitas en la espalda y los hombros. Da igual. Sigo corriendo.

Cada vez que parece que estoy a punto de encontrar una salida, el fuego me corta el paso. Deshidratada la piel se pega a los músculos. Brilla con un tono cobrizo por culpa de las cenizas y la sangre de algún corte. Pero no tengo miedo. Este instinto lobuno siempre sabe que hacer. Siempre hay otro camino. Siempre lo encuentra. Y sigo corriendo. De vez en cuando siente frustración. Mascullo alguna maldición. Agita la cabeza. Y corro en otra dirección. Siempre llego tarde, pero tengo la sensación de que en algún lugar entre las enmarañadas ramas y el violento fuego, hay un camino...

por una sombra

| No Comments | No TrackBacks

"Se puede encontrar dolor nuevo cada vez que descubres lo que ya sabías de antemano" Chuck Palahniuk

(tiempo de lectura medio estimado: 1 min y 10 segs)

Debo reconocer que soy un poco desastre con mi apariencia física. Por las mañanas me meto en la ducha, y según salgo apenas dedico un par de minutos para secarme el pelo... y ahora mismo no lo tengo tan corto como para que no se note el no peinarme. Además, para vestirme cojo lo primero que encuentro en la silla tirado o en el armario, mientras sea cómodo y esté limpio me vale, vaqueros, pantalones multibolsillos, jerseys, sudaderas con capucha...

Esta mañana no. Hoy tenía un encuentro importante y he elegido cuidadosamente qué ponerme, ropa más formal sin llegar a perderme, una chaqueta de punto ajustada al torso con la cremallera suficientemente abierta para dejar a la vista la parte de la camisa, esta con los botones adecuados desabrochados con una camiseta que diera contraste debajo, me he colocado bien el pelo y hasta me he afeitado cuidadosamente para dar la impresión de barba de un par de días, pero rasurado completamente el cuello para enmarcar mejor la cara. Informalmente formal.

Y lo he notado en el transporte público. Tampoco es que haya ido rompiendo corazones, de las cientos de chicas que me he cruzado sólo media docena de ellas se han fijado en mi y han intercambiado miradas, sonrisas y algún inocente roce de manos... habrá quien esté acostumbrado, para mi ha sido una sorpresa. Incluso la camarera donde desayunamos me lo ha comentado y, animado, he respondido con un piropo... me ha invitado al café.

lobo blog.jpg


Esta tarde he tenido que ir a correr al gimnasio para calmar al lobo interior, que araña, ruge y muerde por dentro. Me mira con cara de odio, de estar dolido y de incredulidad... necesita salir, estirar los músculos, sonreir maliciosamente y cerrar sus fauces en torno a alguien, arañar la suave piel con sus dientes, sentir la calidez en su lengua... pero por alguna extraña razón no veo bien liberarle justo ahora. Aunque ha sido un puntazo para mi autoestima, no me apetece susurrar nombres que no signifiquen nada...

Acércate

| 1 Comment | No TrackBacks

"Si de veras llegásemos a poder comprender, ya no podríamos juzgar." André Malraux

(tiempo de lectura medio estimado: 45 segs)

Hoy tenía varias ideas para escribir, por ejemplo el feo arañazo que me cruza el abdomen y el pecho (nota mental: si no eres una cabra montesa, no intentes subir por rocas húmedas), o la historia que me contó la camarera donde desayuno sobre un hombre ya mayor que hace trampas a sus hijos para poder darse un capricho de vez en cuando, incluso ya tenía escrito un texto sobre mirar al pasado...

Pero esta mañana he encontrado este vídeo y lo he tenido claro. Es un experimento social en el que disfrazan de simpático oso a un chico con una minusvalía para que la gente se acerque a él a darle un abrazo. Hay personas completamente insensibles sobre este tema, por ejemplo un par de compañeros que tuve en Irlanda y con los que tuve roces por cierto comentario, pero los que han hecho el experimento afirman que la mayor parte de la población es capaz de sentir empatía con las personas con algún tipo de problema de este tipo. Aún así, el protagonista del vídeo generalmente se da cuenta de que el asiento que queda a su lado en el autobús es el único que queda vacío.

Para pensarlo, ¿no?

Durmiendo

| No Comments | No TrackBacks

"Para dormirme cuento mis malas cualidades." Oscar Wilde

(tiempo de lectura medio estimado: 30 segs)

Esta mañana me ha costado horrores levantarme de la cama... y aún más salir de la ducha. Tambaleante, con el pelo todavía mojado, me he tomado un café (que dado mi nivel de concentración en ese momento, bien he podido darle un trago al detergente). No suele hacerme efecto, pero no me rindo y he insistido.

Como de costumbre, había pocos asientos libres en el tren, así que me he puesto los auriculares, las gafas de sol y me he apoyado en una de las paredes del vagón.

Son 20 minutos de trayecto, así que he cerrado los ojos un momento, para... pensar mejor. Cuando los he vuelto a abrir no sabía en que año estaba. He debido dormirme de pie, con el porta-documentos en la mano en perfecto equilibrio, porque cuando he abierto los ojos sobresaltado me había pasado 3 paradas...


jumanji-robin-williams.jpg

Crisistunidad

| No Comments | No TrackBacks

Lisa: Míralo por el lado bueno, ¿sabías que los chinos usan la misma palabra para decir crisis y para decir oportunidad?
Homer: ¡¡Sí!! ¡¡Crisistunidad!!


Los Simpsons

(tiempo de lectura medio estimado: 55 segs)

En realidad, y según me chivan, el carácter chino de "crisis" es una mezcla de los dos que significan "peligro" y "oportunidad". No podría asegurarlo, pero hay que reconocer que tiene su miga. Y no me atrevo a llevar la contraria a Lisa y a Homer... ¡nos quedamos con crisistunidad!

1212160193_f.jpg

En en el último par de meses me he caído (metafóricamente) más veces que en los dos años anteriores (y si eres un lector/lectora habitual lo habrás notado), y joder, duele, pero me está haciendo sentir de un vivo que poco me falta para dar un bocao al mundo. No quiere decir que prefiera seguir dándome de hostias, alguna victoria entre tantas derrotas sería un bonito cambio, pero la verdad es que con cada tropiezo más necesidad tengo de revolverme, plantar cara y buscar vivir como quiero. Me he puesto más en serio con el alemán para abrirme puertas, he perdido varios miedos, hago ejercicio más a menudo...

Supongo que soy un poco tonto e infantil, y necesito un "ZAS, en toda la boca" para espabilar, para no simplemente dejarme llevar complaciente por la vida. Acomodarse es peligroso, cuando las cosas van, ya no bien, si no regular o estables, uno deja de cuestionarse, deja de esforzarse en mejorar porque no le convence el riesgo de perder esa tranquilidad a cambio de incertidumbre y esfuerzo sin tener una recompensa clara. Las dudas que te llevan a preguntarte si necesitas mejorar se convierten en fantasmas que amenazan lo que ya tienes, por triste, aburrido y gris que sea. El miedo empieza a tomar las decisiones y quedarse parados sólo juega en nuestra contra.

Cuestión de suerte...

| No Comments | No TrackBacks

"Sólo aquellos que nada esperan del azar son dueños del destino". Matthew Arnold

(tiempo de lectura medio: 1 min y 45 segs)

No suelo creer en esto de la suerte, ni en deidades que nos allanen el camino o tiren los dados jugando con nosotros. Peeeero....

Hace unos días me quedé dormido, algo que me descuadra las primeras horas del día porque me hace sentir que voy corriendo a todos sitios. La primera consecuencia fue subir al metro a una hora diferente de la habitual y perderme la conversación con tres chicas encantadoras con las que comparto los 10 primeros minutos de trayecto. La segunda fue atrasar la planificación de mi día entero y tener que posponer cierta entrevista que llevaba tiempo esperando y que podría ser una victoria tras muchos meses de pequeñas derrotas.

Y ya iba meditabundo sobre estos últimos meses, caminando por los pasillos de otra estación, cuando el pitido familiar de las puertas a punto de cerrarse sacó de mi letargo a mi orgullo herido y emprendí la carrera para, al menos, no perder otro tren. Justo al cruzar por la puerta cerrándose, y en un intento de frenar en seco, me di un fuerte golpe en la cabeza con la parte de arriba del contorno de la puerta. Ahí estaba yo, disimulando el dolor, acordándome de la madre de los diseñadores, que debían ser minúsculos para diseñar puertas tan pequeñas y pensando que, total, para eso me hubiera quedado en la cama.

Al llegar a mi destino la vi, y las reglas del juego parecieron cambiar... una brillante moneda en el suelo. Nadie cerca. 2 euritos. Una gilipollez, una miseria... lo justisimo para darme el capricho de un café con un donut. Pero más allá de eso, que me lo hubiera dado de todas formas, medio sonreí porque era el "destino", o el "azar", quien me pagaba ese desayuno. El interlocutor con quien tenía que pelearme de golpe se convirtió en alguien eficiente que me solucionó en minutos algo que habitualmente lleva horas.

donuts.JPG

Fui a desayunar a una de esas famosas cadenas de donuts. Había dos chicas americanas a punto de pedir un par de cajas grandes pero me dejaron pasar para tomárselo con calma y no hacerme esperar. Pedí el que venía con más chocolate de todos... y al pagar con esos dos euros mágicos, el precio de siempre, la dependienta me devolvió uno. Oferta. Sonrisa. Con mi bandeja me planté en mitad de la cafetería atestada justo cuando un tipo dejaba una mesa libre. Al poco de sentarme, las dos chicas de antes se acercaron... cómo no había sitios libres, me preguntaron si podían sentarse. Charlamos un buen rato, me dejé subir la autoestima dándome por aludido cada vez que ellas me decían que les encantaban los madrileños, que que guapos eramos y que simpáticos.

Justo me llegó un email al móvil, el par de asuntos del que me ocupaba se posponían y tenía el resto de la mañana libre. Fui al retiro a estirar las piernas y encontré a un tipo cantando con su voz rasgada y sólo con una guitarra (no tan bueno como el de mi anterior post, pero suficiente para quitarme la espinita). Estuve un rato escuchando... dejé el euro restante en la funda de la guitarra y me volví a casa debatiéndome entre la cara de sospecha y la de tonto de remate con la sensación de haber ganado sin acabar de comprender las reglas de un complicado juego.

About this Archive

This page is an archive of entries from Abril 2012 listed from newest to oldest.

Marzo 2012 is the previous archive.

Mayo 2012 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Monthly Archives

Monthly Archives

Pages

Powered by Movable Type 4.23-en